Estar acompañada durante tu parto es una elección y un derecho. 

Pero no solo durante el parto, el acompañamiento es importante también durante el embarazo y durante el postparto y la persona que permanezca a tu lado ha de tener claro qué necesitas en cada momento, respetando siempre tus decisiones.

Los últimos días de Diciembre son para hacer balance, y en este 2020 tan atípico hay cosas que no pueden cambiar. Siempre intento dar información interesante para que al leerme sepas más sobre ti, pero hoy quiero hablarte desde lo más con el corazón y menos con la cabeza y que sepas un poquito más sobre mi.

 

Nueve meses dentro, nueve meses fuera. Seguro que en algún momento has escuchado esta frase. 

Hace unas semanas, la Dra. González, odontopediatra, nos hablaba de la importancia de los 1000 primeros días del bebé, los 280 primeros días dentro del vientre materno y los dos primeros años de vida del mismo. Sin embargo dentro de esos dos primeros años de vida extrauterina, los primeros nueve meses son los meses de exterogestación, imprescindibles para completar el proceso de desarrollo.

 

 

Hay momentos de nuestra vida: después un parto, cuando tenemos un cambio hormonal importante, en épocas de más estrés, etc. en el que de forma inevitable no nos encontramos agusto en nuestro cuerpo. 

Por supuesto que tienes que quererte, aceptarte y ser consciente de tu nueva realidad de tu nueva imagen corporal; pero si tienes en tus manos cambiar, debes hacerlo. No se trata de ser más o menos superficiales, no se trata de estética, en este caso hablamos de la salud.

Todas sabemos que la posición del bebé dentro de la barriga condiciona nuestro parto, ¿pero sabes realmente hasta que punto?

Durante el parto, para que el bebé pase a través de la pelvis, lo mejor es que se coloque con la cabeza hacia abajo. Generalmente, el bebé entra en la pelvis con el occipital (parte posterior de la cabecita) hacia el lado izquierdo de la máma y va girando y avanzando en su descenso de forma lenta y progresiva  hasta que en el estrecho inferior alcanza a colocar el occipital hacia la región anterior (cabecita mirando hacia la sínfisis del pubis y carita mirando hacia el sacro de la mamá). Os comparto un precioso vídeo de Nuria Vives para que podáis verlo con mayor claridad, la representación del camino del nacimiento.

A estas alturas nadie puede dudar de los beneficios que tiene la actividad física durante las diferentes etapas de nuestra vida. Por supuesto la maternidad es un fantástico momento para entrenar, una necesidad que nos permite mejorar en múltiples aspectos.

Pero, ¿y cuándo puedo empezar? Pues voy a reafirme en la condición de gallega y decir: depende. Lo que sí os puedo garantizar es que la actividad física debe retomarse de forma progresiva y NUNCA sin una valoración previa abdomino-pelvi-perineal.

Copyright © 2021 Clinica Melius. Todos los derechos reservados.